Sirven para enfriar alimentos, para entretener, para informarnos de si el bebé llora… y -potencialmente- para realizar ataques piratas. Mientras más “inteligentes”, los dispositivos del hogar que nos hacen la vida más cómoda podrían ser explotados como arma de los delincuentes cibernéticos.

http://ift.tt/1h94rjd

Anuncios